Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK
Más información

0

Cómic y cine, una historia de amor

Historias

Como Lois y Clark la relación entre cómic y cine no siempre fue fácil, pero era una cuestión de tiempo que surgieran los fuegos artificiales, la química necesaria para que uno y otro se encontraran para deleite del fan tanto en la pequeña como en la gran pantalla.

No siempre fue fácil, los principios adolecían de falta de medios, y no fue hasta los inicios de los 80 cuando la industria del celuloide comenzó a producir citas que a la postre se convirtieron en clásicos. 

De aquella época recordamos al Superman de Christopher Reeve (1978)  y el Batman de Burton (1989), dos cintas que se han convertido en clásicos del género. De la misma época es El Vengador Tóxico (1984) que se ha convertido en una película de culto con esa mezcla de comedia y gore de baja calidad. Eran otros tiempos.

Superman | Christopher Reeve

Avanzamos por los 90 hasta llegar el siglo XXI y es en ese momento cuando todo bulle y asistimos a un cine de superhéroes adulto y maduro con una industria que sabe que el género puede ser la nueva gallina de los huevos de oro. En esta década es necesario remarcar la serie animada de Batman escrita por Paul Dini.

El mundo del cómic vive una segunda edad dorada durante esta primera década. En Marvel coge las riendas de las cabeceras principales Brian Michael Bendis (Vengadores, Nuevos Vengadores, Vengadores Oscuros,...) dotándolas de uniformidad y creado una línea continuista en todas las historias.

En DC mientras intentan afinar con los títulos hasta que al final llegan a 52. Image, Dark Horse, Vértigo, Astiberri, La Cúpula,... siguen con su apuesta por el género independiente y los/as autores/as cada vez tienen una mayor libertad creativa lo que se traduce en cómics creativos y adecuados a cada tipo de público. Porque existe una historia para cada tipo de persona.

 

En el cine llega el apogeo superhéroico. Dejando de lado grandes fiascos como X-Men 3, Daredevil, Elektra, 4 Fantásticos, llega Christopher Nolan y reinventa Batman con su trilogía del Caballero Oscuro, el Joker de Heath Andrew Ledger quedará en el imaginario cinematográfico como uno de los mejores Jokers de todos los tiempos con permiso de Jack Nicholson.

Marvel inicia su Fase I y aparecen Los Vengadores (2012) y sientan una forma de entender el cine superheróico que se acerca a la concepción estructural del cómic, esto significa entender que el cine de Superhéroes tiene que ser continuista y que el desarrollo de personajes no tiene por qué estar circunscrito a un metraje limitado.

Este desarrollo de personajes lo vemos de manera clara en las series. Daredevil, Jessica Jones, Flash, Legends of Tomorrow, Green Arrow ... y todas las que están por llegar, continúan esta manera de contar historias en la pequeña pantalla. De nuevo aparece la idea de que existe una serie para cada público.

Pero, ¿por qué se llevan tan bien cine y cómics?

Una de las razones son las historias. Los cómics llevan entre nosotros 70 años. Es cierto que no todos los arcos argumentales son perfectos, pero a lo largo de estos años la realidad es que es el único género artístico que ha podido desarrollar en profundidad historias y personajes. La complejidad de personajes como la Patrulla X no puede entenderse sin esta contextualización temporal. 

Otro motivo es el storyboard. Ya está hecho, de arriba a abajo. Dos de los ejemplos más claros del uso del cómic en esta línea son 300 (2006) o Sin City (2005) ambos de Frank Miller.

 

El aumento de la subcultura pop generada a lo largo de los años junto a las ventas hacen que la industria se haya girado hacia el mundo del cómic porque es rentable. Se vende cada vez más cómic, pero lo que más fuerte ha pegado ha sido el merchandising generado en torno a los títulos. El maestro que visionó la rentabilidad en la venta de merchandising y producto asociado fue George Lucas y estamos hablando del año 1978 y Star Wars.

Actualmente, cómics, cine y serie viven un momento bello en su romance. 2017 viene cargado de títulos y el/la fan está frotándose las manos, nosotros también, y esperamos que este amor siga su curso hasta un final feliz.



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados