Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK
Más información

0

Yotsuba, Redescubriendo el Manga por Celeste Navas

Historias

El reencuentro que me abrió las puertas al mundo del manga

¿Qué? ¿Un reencuentro? Mmhm… ¿Un amor pasado? ¿Un familiar al que no había visto en años? ¿El perro de la vecina del quinto al que solía pasear hasta que se volvió gordo y vago?

Voy a intentar poneros en contexto después de ese título tan místico y de tanta interrogación…


Año 2009. Internet.

Me dispuse a buscar figuras por Internet para el cumpleaños de mi padre. Desde Mazinger Z hasta Star Trek, pasando por Dragon Quest, Final Fantasy y todo lo que se me vino a la cabeza. Estuve DÍAS intentando encontrar una figura que se ajustase a mi bolsillo y a mis expectativas.

¿La encontré? Pffff, no. Con un presupuesto de 30 € poco iba a encontrar (era joven, ingenua y estudiante. Combo ganador para no tener ni un duro.)

¡Pero no sintáis pena aún! Ahora viene la parte CLAVE de mi historia: mientras buscaba por las cientos de páginas de Internet ví una figura tremendamente adorable que me hizo parar de scrollear de repente. Era una niña estilo manga con el pelo verde y coletitas con forma de tulipán. Tras observarla durante casi media hora, centrando la mirada en aquel El vendedor no hace envíos a España, decidí olvidarme de ella y seguir a lo mío. Durante los días siguientes busqué la figura en otros sitios de Internet sin éxito (demasiado cara, demasiado lejos), y acabé viendo perfiles de Flickr con fotos de la muñequita en diferentes escenarios, blogs, videos de fans... Súper cuqui todo, ¿verdad?

Años 2010-2015.

Cada vez que me metía en Internet me acordaba de la muñequita. Pero poco a poco fui olvidándome, ya que me convencí a mí misma de que era otro capricho más de los muchos que encontraba por Internet casi a diario…

Año 2016. Málaga.

Paseaba por el centro cuando de repente encontré una tienda de comics que nunca había visto antes. Entré, me di una vuelta, quise morir un poquito por no poder llevármelo todo, me dispuse a salir por la puerta y, de repente, vi al dependiente con una caja en la mano, poniéndole la pegatina con el precio. Me fijé en la caja antes de salir (¡oh, la curiosidad!) y…yotsuba

ERA ELLA. LA MUÑEQUITA. LA FIGURA CUQUI DEL PELO VERDE. ¡AAAAAAAAGH!

-¡¡Aaaaaaagh!! ¡¡¡¡Es ella!!!! – grité. El chico de la tienda me miró asustado. Lógico.

-Eh… ¡sí! ¡Nos acaba de llegar! ¡Yotsuba! – dijo, ya sonriendo.

-Oh dios, la vi hace AÑOS en Internet y no pude comprarla porque no la enviaban a España…

 

Le conté la historia un poco más en detalle, y como era de esperar, me compré la figura. Pero no solo eso…

-No tendrás por casualidad los cómics, ¿no?

-¡Claro! También acaban de llegar. En esa estantería los tienes.

Y ASÍ, AMIGOS MÍOS, ES COMO ME HE INICIADO EN EL MUNDO DEL CÓMIC MANGA.

Y ahora *snif*, después de este cúmulo de emociones *snif*, quiero contaros un poco sobre qué me parece la serie en sí. No, no tengo experiencia leyendo cómics (los cómics sueltos que he leído de las colecciones de superhéroes de mi padre no cuentan). Pero puede que por eso mismo mi punto de vista os ayude a aquellos que queráis iniciaros también en este mundillo. Como se suele decir, ¡¡mejor tarde que nunca!!

¿De qué va Yotsuba?

El argumento es bien simple: una niña de 6 años que se muda con su padre a una nueva ciudad. En la serie se ilustra el día a día de Yotsuba, su forma de ver el mundo y su trato con las personas que le rodean.

El día a día de una niña pequeña… ¿qué tiene eso de especial?

Pues podéis pensar que no tiene mucha chicha, pero esa idea llevada al manga resulta en un cómic fresco, muy rápido de leer, que te saca una sonrisa allá donde lo lees (e incluso carcajadas. Que se lo digan a mi padre...).

Pero esto a mí me suena… ¿No es como la serie de Shin-Chan?

No tiene nada que ver. A grandes rasgos podríamos decir que van de lo mismo: el día a día de un niño. Pero desde la primera página te das cuenta de que mientras que Shin-Chan tenía un humor más adulto y a veces incluso violento, Yotsuba se centra en la inocencia y en el entusiasmo de una niña que se hace querer allá donde va.

¿Y de verdad las historias de Yotsuba dan para 12 tomos?¿No acaba siendo aburrido?

Para nada. Cada capítulo es una historia diferente: cómo hacer un pastel, hacer un recado, repartir leche en bici, ir al zoo… Además, aparte de que las historias y las reacciones de Yotsuba son geniales, mola ver cómo se vive en Japón, sus costumbres, sus tradiciones… aspectos que no son frecuentes en el mundo del cómic y que nos acercan a la rutina de una familia japonesa.

En definitiva, ¿por qué recomendaría Yotsuba? Pues porque es realmente útil para desconectar y alegrarte el día.

No, no hay dramas, no hay súper poderes, no hay villanos ni chicas cursis, pero esta serie no necesita nada de eso. El poder de éste manga es hacernos ver la realidad a través de los ojos de Yotsuba, una realidad que muchas veces resulta aburrida pero que gracias a ella se transforma en una aventura continua.

 

 

 

 

¡Eso es todo por hoy! Espero que después de este post a alguien le entre el gusanillo y se pille el primer tomo de esta fantástica y refrescante serie. Y… por qué no, alguna figurita.

¡Espero vuestros comentarios y opiniones!   

Celeste Navas.

 

 

Celeste Navas es becaria, fotógrafa y friki a partes iguales. Puedes echar un vistazo a su trabajo en www.celestenavasphotography.com


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados